top of page
Wawyu360 | Blog.jpg
Buscar
  • Foto del escritorAbel Forlino

Generación de confianza para el consumidor de la carne.


Los índices de consumo de carne de bovino son diversos alrededor del mundo debido a los hábitos y tradiciones alimentarias, sumado a factores como creencias religiosas, cuestiones culturales y clase socioeconómica. Por otra parte, las nuevas generaciones (millenials o generación Y) están cada vez más conscientes acerca de la ecología y la ganadería sustentable y compran productos cárnicos que cumplen con estos propósitos.

La tendencia mundial muestra que los consumidores de países con un alto producto bruto interno (PBI) tienen una mayor preferencia por la calidad de carne, los beneficios nutritivos y el bienestar animal, mientras que los consumidores de países con mayor niveles de pobreza y malnutrición, entre sus poblaciones, consideran la carne como un suministro de proteínas.



Existen mercados, como el japonés, que consumen pequeñas porciones de carne - como la de kobe o Wagyu - con un altísimo nivel de marmoleo. Por otra parte, las zonas del noreste de Europa prefieren un producto magro y de razas continentales. Los norteamericanos y australianos disfrutan de un bife (o bistec) terminado a grano con significante grasa blanca (Prime); en lo que se refiere a los países centroamericanos, sus consumidores tienen preferencia por carne proveniente de animales maduros terminados a pasto (grass fed). En mi país, Argentina, la carne es indudablemente un tema histórico, tradicional y sociocultural y es ampliamente disfrutado por todas las clases sociales. Entre las actividades, en donde la carne de bovino es el plato principal, está el típico "asado del domingo" con la familia o la "picada" con amigos. Dependiendo de la provincia, la carne también forma parte de diferentes platos típicos elaborados con condimentos y especias locales.   







Por lo tanto, cada país ha ido desarrollando su industria cárnica en consecuencia de esas demandas, sus tradiciones y sus hábitos de consumo. Además, existe un desarrollo internacional en nuestra industria en donde se concede un valor agregado a la producción mediante los nichos de mercado, tales como Prime, Wagyu, orgánico, kosher y halal. En medio de todo este panorama, los consumidores están acudiendo a los medios digitales y recursos en línea para obtener más información sobre el producto cárnico que están o irán a consumir. Ellos buscan datos no solo detallados, sino también transparentes, con el fin, entre otros, de tener una relación más directa con los productores ganaderos.   


El simple hecho de conocer la procedencia de la carne expresa la confianza suficiente de que estamos comprando un producto con una historia real, con una trazabilidad validada, una crianza sustentable, responsabilidad ecológica y con los cumplimientos de estándares de bienestar animal. Uno de los tantos datos asequibles es si la carne proviene de un engorde a corral (feed lot) o de un sistema pastoril (grass fed), que es de un lugar físico bien determinado y que, lo más importante, que sea consistente en cuanto a sus calidad (terneza, sabor y jugosidad).  


Un factor que aporta inmensamente a la transparencia es la venta en línea, que ganó fuerza ante la propagación del covid-19 a escala mundial. Las reglas de distanciamiento social y de cuarentena obligatoria, los consumidores para evitar las posibles aglomeraciones en el punto de venta aumentaron notablemente la confianza en la compra on line, visitando diferentes sitios web para hacer sus compras de carnes y de productos cárnicos.


Ejemplos de empresas que ofrecen ventas en línea son Butcherbox.com y Agribeef.com que, en los Estados Unidos, que no solo se basan en el servicio de entrega, sino también en la generación de confianza para suministrar la carne con la calidad deseada por sus clientes; y dichos productos pueden ser orgánicos, de animales alimentados con pasto y/o hasta libre de anabólicos dependiendo de la demanda del consumidor. 


Este artículo compartió ejemplos de nichos específicos que proveen información de confianza para satisfacer a sus consumidores. Cuanto más información precisa y confiable tenga el consumidor, más se valorará el trabajo de los productores y esa dicotomía entre el productor y el consumidor va a ser menor. La promoción de esta interacción es importante para que la experiencia de comer, por ejemplo, un bife sea un éxito,  y que todos en la cadena trabajen con mayor integridad y objetivos claros.





Abel Forlino

Carnetec









81 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page